fbpx
problemas de salud de los roncadores patológicas

¿Cuáles son los problemas de salud de los roncadores patológicos?

 

Te explicamos todas las consecuencias sobre tu salud, por tanto tu calidad y esperanza de vida, ocasionada por los ronquidos/apneas.

 

Existe relación entre diferentes problemas de salud y los ronquidos. En especial, con aquellos ronquidos cuya obstrucción en las vías respiratorias provocan apneas durante el sueño (SAHOS).

 

Esta patología es conocida como el síndrome de apnea obstructiva del sueño, o lo que es lo mismo, la enfermedad del SAHOS. Se trata de un trastorno respiratorio que ocurre durante el sueño.

 

Este consiste en el cierre o estrechamiento de las vías respiratorias impidiendo la entrada de aire. Se produce repetidamente y durante cortos espacios de tiempo mientras dormimos. El número de repeticiones y el tiempo de duración de las apneas es lo que determina el nivel de gravedad.

 

La apnea del sueño constituye la 3ª enfermedad respiratoria más frecuente después del asma bronquial y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

 

El síndrome de apnea obstructiva del sueño es la alteración más frecuente que ocurre durante el sueño y también la principal causa de hipoxia crónica en seres humanos.

 

Es decir, la principal causa de la reducción de los niveles de oxígeno en los tejidos y en las células, con todos los problemas de salud que puede acarrear y que vamos a detallar.
 
 
 

¿Qué es el SAHOS o los ronquidos patológicos?

 

El síndrome de apnea del sueño (SAHOS) es una enfermedad crónica caracterizada por la obstrucción repetitiva de la vía aérea superior (VAS) a nivel faríngeo durante el sueño con el cese completo del flujo aéreo (apnea) o parcial (hipoapnea).

 

Esto se produce por alteración anatómica y funcional de la vía aérea superior que hacen que esta sea más estrecha y colapsable que en los sujetos normales, impidiendo el paso de aire, y por tanto de oxígeno a nuestros pulmones y, en consecuencia, en nuestra sangre.

 

 

¿Qué provoca estas apneas en los pacientes que padecen SAHOS o ronquidos patológicos?

 

Las apneas e hipoapneas recurrentes conducen a desaturaciones repetidas de la oxihemoglobina, determinando hipoxia intermitente, micro-despertares con fragmentación del sueño y oscilaciones significativas de la presión intratorácica por aumento del esfuerzo inspiratorio en cada evento apneico.

 

Es decir, tras cada apnea, esta falta de flujo de aire produce una caída de los niveles de oxígeno en sangre, el cerebro se ve alterado por este descenso y para restablecer el paso de aire hacia los pulmones, envía una señal a los músculos de la masticación y pectorales, para que se dilaten y permitan el paso de aire, y por tanto recuperar los niveles normales de oxígeno.

 

Por lo tanto, el cuerpo hace un sobre esfuerzo mientras dormimos para restablecer el flujo de aire.

 

Y esto ocurre durante el sueño, varias veces por hora, lo que produce numerosas interrupciones del sueño, micro-despertares, y en consecuencia, fragmenta el sueño, aunque nosotros no nos acordemos por la mañana.

 

 

El primer paso para poder tratar la enfermedad del SAHOS o síndrome de apnea obstructiva del sueño es saber que nivel de SAHOS tienes, cuantas apneas realizas por hora y que duración tienen.

 

Y esto se sabe con un Estudio del Sueño, más sobre este estudio en este link

 

 

¿Cuál es el riesgo de padecer SAHOS o ronquidos patológicos?

 

Hay que comentar que existen varios tipos de roncadores, como ya hemos comentado en otro post (aquí el enlace), y que según la tipología, en algunos casos, no produce problemas graves en la salud.

 

Aunque hay que estar atentos, pues con el tiempo los ronquidos pueden empeorar y convertirse en apneas, además, pueden afectar a nuestra calidad de vida o la de nuestra pareja.

 

Sin embargo, si los ronquidos van acompañados de apneas (el 25% de la población hace algunas apneas, aunque alrededor del 8% son relevantes), prácticamente seguro, te están ocasionando problemas de salud que te producen un deterioro en la calidad de vida y, en algunos casos, en la esperanza de vida.

 

La mayor mortalidad en los pacientes con apneas del sueño se debe principalmente a complicaciones cardiovasculares y accidentes caseros, de tráfico, laborales e industriales, (debido a la somnolencia diurna, consecuencia de un sueño no reparador)

 

Estas son las patologías asociadas a las apneas y roncadores SAHOS:

 

  • Trastornos cardiovasculares: Problemas de corazón y los vasos sanguíneos. La hipoxia (descenso niveles de oxígeno en sangre), la fragmentación del sueño, el esfuerzo intratorácico por volver a respirar son las causas de estas patologías, como son; la hipertensión, arritmias, fibrilación auricular, insuficiencia cardiaca, infarto agudo de miocardio… Por lo tanto, es de vital importancia reducir el número de apneas para evitar estos problemas que repercuten directamente en nuestra calidad de vida, pudiendo incluso, ocasionar la muerte.
  •  

  • Trastornos neurocognitivos: Implican alteraciones en las capacidades cognitivas, como la memoria, la resolución de problemas y la percepción. La hipoxia y la fragmentación del sueño provocan daño neuronal, inflamación y muerte celular, que nos va ocasionando disfunción cognitiva, emocional y motora, es decir; pérdida de memoria, problemas de aprendizaje, de fluidez verbal, alteraciones emocionales, incluso capacidades manipulativas. Lo evitaremos si recibimos el tratamiento apropiado para las apneas
  •  

  • Trastornos neurológicos: Son problemas del sistema nervioso central y periférico (cerebro, médula espinal…) La suma de la hipoxia, la fragmentación del sueño, el esfuerzo intratorácicio, que se repite una y otra vez en los pacientes con apneas, aumenta el riesgo de desarrollar alzeimer, parkinson, epilepsia, depresión, pérdida de memoria… Esto, afecta gravemente a nuestra calidad de vida. Frenar las apneas evitará desarrollar estas patologías.
  •  

  • Trastornos metabólicos: El metabolismo transforma en energía los alimentos que comemos, por lo que un trastorno metabólico causa problemas en este proceso. Durante las apneas, la hipoxia y la fragmentación del sueño van a provocar cambios en ciertas hormonas como el cortisol, catecolaminas, se van a activar procesos inflamatorios que pueden desarrollar diabetes en los pacientes. También los pacientes con apneas tienen mas riesgo de ser obesos pues surgen problemas en la leptina, hormona encargada de regular el apetito, la cual se desregula. Tratar el sahos evitará estos problemas que afectan gravemente a nuestra salud.
  •  

  • Trastornos inmunológicos: Disfunción del sistema inmunitario. Las apneas pueden aumentar el riesgo de tumores, aumentar la agresividad de cáncer, incluso aumentar la resistencia al tratamiento antitumoral.

 

En definitiva, el carácter repetitivo de las apneas, que provocan hipoxia (baja el nivel de oxígeno en sangre), fragmentación del sueño y un sobre esfuerzo intratorácico (los músculos pulmonares intentan recuperar la respiración), conlleva una serie de graves problemas para la salud, pues deteriora el sistema cardiovascular, metabólico, neurocognitivo, neurológico e inmunológico.

 

Estamos hablando que las apneas pueden tener como resultado:

 

  • Hipertensión arterial
  • Arritmias
  • Fibrilación auricular
  • Insuficiencia cardiaca
  • Cardiopatía isquémica
  • Infarto miocardio
  • Ictus

 

  • Resistencia a la insulina
  • Intolerancia glucosa
  • Diabetes tipo II
  • Obesidad
  • Dislipenia (colesterol y triglicéridos)

 

  • Pérdida de memoria
  • Déficit de atención
  • Depresión
  • Alzeimer
  • Epilepsia
  • Parkinson…

 

Otros problemas de salud provocados por las apneas obstructivas del sueño son:

 

  • Cefaleas matutinas.
  • Somnolencia durante el día.
  • Cansancio generalizado crónico.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Apatía / ansiedad.

 
 
Dentro de estos últimos problemas de salud provocados por las apneas; la hipersomnolencia y las alteraciones en el estado de ánimo son las más habituales en las personas roncadoras, debido a que los ronquidos provocan un sueño fragmentado.

 

El ser humano tienen la necesidad fisiológica de dormir toda la vida, para recuperar la energía perdida durante la realización de las actividades diarias, y poder mantener la salud, por tanto, un sueño reparador es fundamental para tener una buena calidad de vida.

 

Este motivo lleva a que el sueño fragmentado, ocasionado por los ronquidos/apneas, sea la consecuencia de un sueño poco reparador que provoque ese empeoramiento de la calidad de vida.

 

No solo deteriora las relaciones personales, sino que estudios recientes confirman que las personas roncadoras tienen 7 veces más accidentes que la población en general.

 

 

Conclusión:

 

El sueño es parte fundamental de nuestra vida, de hecho, dormimos aproximadamente un tercio de la misma, así que debemos darle la importancia que merece, pues dormir no es simplemente la ausencia de vigilia, sino un estado muy activo y dinámico en el que suceden numerosos procesos bioquímicos y biológicos necesarios para nuestro desarrollo y supervivencia, como eliminación de toxinas, regulación metabólica, endocrina o neuronal, conservación de energía, etc.

 

En definitiva, procesos de restauración general pero también de adaptación de la conducta al ambiente, consolidación de la memoria, facilita el aprendizaje…

 

Los ronquidos y las apneas son trastornos respiratorios relacionados con el sueño, que afectan a un elevado número de personas. Las apneas son episodios repetidos de obstrucción parcial o total de la vía aérea superior con disminución del flujo de aire, hipoxemia intermitente y microdespertares durante el sueño, que impiden un sueño reparador y de calidad, lo que va asociado a multitud de patologías.

 

En España existen entre 5 y 7 millones de personas que sufren apneas del sueño, es por tanto una enfermedad altamente prevalente y un importante problema de salud pública.

 

Es muy importante diagnosticar y tratar a los posibles pacientes que sufren este tipo de trastorno de sueño, y así mejorar la calidad del sueño e impedir que desarrollen las distintas patologías relacionadas con las apneas, como hipertensión, infarto, ictus, diabetes, pérdida de memoria…

 

El primer paso, es saber el nivel de los ronquidos, y para ellos es necesario hacer un estudio profesional del sueño.

 

Los dentistas especializados en medicina dental del sueño somos parte del equipo multidisciplinar de profesionales que se encargan de estos trastornos.

 

Podemos detectar pacientes susceptibles de padecer apneas, hacer estudios simplificados del sueño para confirmar la presencia o no de apneas, y tratarlos mediante aparatos intraorales, que permiten el flujo normal de aire a través de la vía aérea, impidiendo que se hagan apneas, por tanto mejorando la calidad de sueño.

 

Si tienes alguna duda sobre los ronquidos y apneas no dudes en escribirnos a info@clinicadentalochogavia.es

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *